Fumar cachimba: 5 consejos y trucos para sacarle el máximo partido
16273
post-template-default,single,single-post,postid-16273,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge v11.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Fumar cachimba: 5 consejos y trucos top secret

Fumar cachimba es algo que hace unos años ni nos habríamos imaginado que haríamos.

Ahora podemos fumar shishas en sitios como Kiwai o comprarnos una para fumar en casa, pero… ¿sabes cómo sacarle el máximo partido? Sigue estos consejos y a disfrutar.

 

La shisha o cachimba es un recipiente que se usa para fumar un tipo de tabaco especial que poco tiene que ver con el de los cigarrillos.

Por la forma de aspirar, por el vaso, por el tabaco y por otras características, fumar shisha es una experiencia diferente diferente.

¿Quieres saber cómo fumar cachimba para aprovechar y extraer mejor su sabor?

 

1. La calada perfecta

 

fumar shishaCoge la manguera y aspira larga y profundamente. Llénate los pulmones y suelta el humo lentamente para saborear toda la intensidad del aroma del tabaco en la boca.

Es importante hacerlo así porque sino no vas a notar ningún sabor y apenas vas a exhalar humo. Además, sabrás que la calada ha sido buena por la cantidad de burbujitas que se formarán en el agua.

2. Frío frío

 

Reconocerás una buena cachimba por la sensación de frescura que te transmite.

Para conseguir este efecto hay poner atención en estos 3 puntos:

  • El agua del vaso debe estar muy fría. Puedes meter una botella de agua en el frigorífico o poner un par de cubos de hielo en el vaso. Si la preparas tú, ten en cuenta que cuando los hielos se derritan el nivel del agua va a subir, así que ponle menos agua al principio.
  • Guarda el tabaco en el frigorífico. En verano especialmente, es mejor que lo tengas bien fresquito.
  • Añade tabaco de menta. En Kiwai nos gusta ponerle ese poquito de tabaco de menta a los sabores que no lo llevan, para refrescar la fumada.

 

3. Fumata blanca

 

Este truquito es muy fácil. Sólo tienes que añadir un poco de leche al agua y voilá, el humo saldrá más blanco y más denso 😉

Si quieres, también puedes comprar glicerina en las tiendas de shishas y con ponerle un poco al tabaco en la cazoleta verás como aumenta la densidad del humo.

 

4. Deja que el tabaco respire

 

Uno de los errores más comunes es poner el tabaco en la cazoleta tal y como viene en la caja.

El tabaco tiene que estar desmenuzado para que haya huecos por donde pase bien el aire. Nosotros normalmente sacamos el tabaco de su envoltorio y lo ponemos en unos tupper pequeñitos donde lo separamos con tenedores y lo metemos al frigo.

Así se conserva mejor y cuando te tenemos que preparar una cachimba, está bien desmenuzado y listo para que le saques todo el jugo.

 

5. El papel de plata tiene postura.

 

Cuando coloques el papel de plata, a parte de ponerlo bien tirante, es importante mirar qué parte queda hacia arriba y cuál hacia abajo.

El papel de aluminio tiene una cara brillante y una mate, bien, pues la cara brillante tiene que mirar hacia el tabaco y la parte mate es la que queda al aire, donde luego pondremos el carbón.

Es importante ponerlo así porque la cara brillante va a ayudar a que el calor se mantenga dentro de la cazoleta mejor.

 

 

A partir de ahora, no tienes excusas para fumar cachimba y disfrutarla como un profesional.

¿Qué te ha parecido? ¿Has notado la diferencia al aplicar estos trucos? Déjame tus comentarios aquí abajo y por supuesto, compártelo con tus amigos 😉

 

 

1Comentario

Escribe un comentario